Saltear al contenido principal

La metodología LEAN KATA

La Metodología LEAN KATA

Por favor, hágase usted estas tres preguntas:

  • ¿Sabe usted cómo alcanzar los objetivos o retos que se propone?
  • ¿Está usted entrenado para ello?
  • ¿Conoce y es capaz de ayudar a otros para que consigan los suyos?

Si la respuesta en todos los casos ha sido NO, usted necesita conocer y practicar LEAN KATA, porque esta es la metodología que permite alcanzar retos en el largo plazo, utilizando las herramientas Lean y basándose en el uso del contraste mental, la experimentación y la práctica deliberada, generando nuevos hábitos en las personas y desarrollando líderes.  Es lo que viene haciendo la gente de TOYOTA durante los últimos 125 años.

LEAN KATA es una metodología donde se asocian varias técnicas, los cuales utilizadas todas en su conjunto, llevan a una persona a conseguir los retos que se proponga de una manera eficaz. Dichas técnicas, que forman el núcleo central del método KATA, son las siguientes:

  1. El contraste mental
  2. La experimentación
  3. La práctica deliberada

Veamos en detalle cómo funciona cada una de ellas:

  1. El contraste mental

Según la psicóloga Gabriele Oettingen, cuando alguien se propone conseguir un reto o un deseo, la persona puede tomar tres posibles actitudes para conseguirlo:

  1. La primera: soñar “positivamente” con la idea de que se va a alcanzar, pero esto lleva normalmente a la persona a la inacción y a una falta de toma de decisiones. La persona piensa que tan solo soñando y visionando su reto a futuro, lo va a conseguir. A este grupo de personas, Oettingen los califica como “los indulgentes”.
  2. La segunda: la persona se queda anclada en la situación actual, superada por las dificultades del momento y no toma ningún tipo de acción. Son los “moradores”, las personas que prefieren no moverse antes que intentar algo.
  3. La tercera: la persona acepta el reto que se desea alcanzar, analiza la situación actual y comienza a saltar los obstáculos que le alcanzar ese desafío. Oettingen llama a esta actitud, realizar “contraste mental” y funciona de la siguiente manera: a partir del momento en el que la persona acepta el reto, también la realidad del momento presente y valora que las expectativas de éxito son altas, entonces se produce en nuestro cerebro una conexión a nivel no consciente, que hace que nos pongamos a saltar los posibles obstáculos que nos encontremos por el camino con el comportamiento instrumental mas adecuado. La persona se llena de energía y se automotiva en pos de conseguir el reto perseguido.

El “contraste mental” está basado en lo que los psicólogos llaman “disonancia cognitiva”. El cerebro pone en marcha este mecanismo de forma inconsciente, cuando la persona quiere mantener la consistencia interna, entre sus creencias, sus actitudes y sus conductas. Gabriele Oettingen demuestra en su libro Rethinking Positive Thinking, a través de multitud de experimentos llevados a cabo con personas, cómo el contraste mental es la actitud adecuada que hace posible que las personas consigan sus retos personales en temas de salud, laborales, de estudios o de sus relaciones con otros. Por lo tanto, aprender y entrenar el “contraste mental”, es un elemento básico para la práctica de la metodología LEAN KATA en cualquier reto que nos propongamos. Cuanto más se practique el “contraste mental”, más eficaz será la persona en conseguir los retos que se pueda plantear.

  1. La experimentación

Aceptando que la actitud adecuada para conseguir un reto y enfrentarse de manera efectiva a los posibles impedimentos que nos encontremos en el camino, es realizar previamente el “contraste mental”, también necesitamos aprender y practicar cómo superar esos obstáculos, según se nos vayan presentando en nuestro camino hacia el objetivo final. Sortear los obstáculos se consigue a través de la experimentación, algo tan sencillo como cambiar algo, una variable, en la realidad actual y comprobar si este cambio ha funcionado o no. Si con este cambio que hayamos hecho, logramos superar el obstáculo que nos impedía el progreso hacia el reto, entonces mantendremos ese cambio a futuro y nos dedicaremos a salvar el siguiente obstáculo que nos encontremos en nuestro camino. Para experimentar y salvar los obstáculos, Oettingen propone algo tan sencillo como emplear la formula “si hago esto…entonces…”. Realizar una acción de ese tipo, algo tan simple y a la vez tan complejo como eso, es experimentar.

Cuando experimentamos, empleamos lo que se ha dado en llamar desde hace muchos siglos, “el pensamiento científico”. Aunque esto puede sonar algo más complicado que la simple formula que propone Oettingen, no lo es en absoluto. Se llama así, porque esta forma de razonar sobre los problemas, la llevan usando desde la época del Renacimiento los científicos para llevar a cabo sus avances científicos, formulando previamente hipótesis y comprobando si éstas son ciertas o no tras realizar experimentos. Si las hipótesis resultan ser ciertas, entonces superan el obstáculo y continúan hacia adelante avanzando en el conocimiento científico, validando sus teorías, aprendiendo cosas nuevas y traspasando barreras de conocimiento. Mike Rother, autor del libro Toyota Kata, sugiere que para salvar los obstáculos, hay que realizar rápidos círculos de mejora o  PDCA , Plan-Do-Check-Act, que no deja de ser otra forma de visualizar  la experimentación científica y que fue formulada, en los años 20 del siglo pasado, a partir de un concepto ideado por Walter Shewhart, ingeniero de la AT&T, y Edward Deming.

Cuando iniciamos el recorrido entre la situación actual y el reto que queremos conseguir, no conocemos ni la cantidad ni el tipo de obstáculos que nos vamos a encontrar por el camino. No tenemos un plan concreto de lo que tenemos que hacer, pero si una brújula que nos guía hacia donde tenemos que dirigirnos para alcanzar nuestro reto, guiados y orientados por los resultados de los sucesivos experimentos, y una energía motivadora producto de haber realizado un apropiado “contraste mental”. Esa extra motivación, esa energía interior, es la que nos va a permitir experimentar teniendo un comportamiento perseverante, hasta conseguir superar todos los obstáculos que tengamos que evitar para conseguir el reto perseguido. Y por qué no, insistir otra vez: cuanto más se practique la experimentación, más eficaz será la persona en superar los obstáculos que se puedan presentar en el camino hacia su reto.

  1. La práctica deliberada

Pero, para conseguir los retos con la metodología LEAN KATA ¿hace falta tener algún don especial? ¿haber nacido con un talento innato? La buena noticia es que no. Todo es una cuestión de práctica, de buena práctica, de “practica deliberada”.

Dice el psicólogo Anders Ericsson, uno de los mayores expertos en el desarrollo de habilidades, que “todas las personas tenemos la capacidad de crear, mediante el tipo adecuado de entrenamiento y práctica, habilidades que de otro modo no poseeríamos, sacando partido de la increíble adaptabilidad de nuestro cuerpo y nuestro cerebro”. Pero no vale cualquier tipo de practica para llegar a ser unos “conseguidores de retos eficientes” y unos ejecutantes expertos. Es falso esa idea extendida de que “sigue trabajando en ello y lo conseguirás”. La practica adecuada realizada a lo largo de un periodo de tiempo suficiente, solo se traduce en una mejora, pero nada más.

Ericsson describe en su libro NUMERO UNO, que en actividades donde se requiere una ejecución experta como músicos, deportistas, ajedrecistas o cirujanos, el único factor significativo que determina el nivel de destreza y ejecución experta de cada persona en una determinada actividad, es el número total de horas dedicadas a practicar, con la ayuda de un buen instructor y siguiendo un método especifico de entrenamiento. De este modo se traza una distinción clara entre la práctica intencional, en la que una persona hace un esfuerzo muy importante por mejorar, y una practica deliberada, intencional e informada, que sabe adónde se va y como se llega.

Así pues, la práctica deliberada se caracteriza por utilizar técnicas de entrenamiento eficaces, llevando al alumno fuera de su zona de confort, fijando objetivos bien definidos y concretos, requiriendo plena atención y acciones conscientes por parte del alumno y el correspondiente feedback por parte del profesor, creando en el alumno nuevas destrezas que, con el tiempo y el entrenamiento, le llevarán a la ejecución experta.

La practica deliberada, y solo este tipo de práctica, genera representaciones mentales eficaces, estructuras intelectuales en las que está pensando el cerebro durante la ejecución de la actividad y que permiten monitorizar qué tal lo estamos haciendo, permitiéndonos detectar cuándo hacemos algo mal y corregirlo.

Así pues, la práctica deliberada es aquella que debe emplearse para conseguir retos con la metodología LEAN KATA. A través del entrenamiento eficaz y el coaching adecuado, el entrenador debe guiar al alumno con las técnicas del contraste mental y la experimentación, para que éste sea capaz de saltar los obstáculos que se le presenten en el camino, generando y utilizando representaciones mentales eficaces.

El uso de estas tres técnicas, utilizadas conjuntamente y de la forma adecuada, generan en las personas los hábitos y las destrezas necesarias para convertirlos en “ejecutantes expertos” en la consecución de los retos que se propongan.

Pero no es tan solo eso. La práctica continuada de la metodología LEAN KATA, desarrolla en las personas y en las organizaciones, los valores de liderazgo KATA necesarios para llevar a cabo la trasformación cultural requerida, para que una empresa consiga sus objetivos estratégicos en el largo plazo: espíritu de reto, mentalidad de mejora continua o kaizen, “ir y ver” para entender profundamente los problemas, trabajo en equipo y respeto por los individuos y la sociedad.

Estos son los valores que ha desarrollado Toyota durante los últimos 125 años utilizando el método KATA y que ha hecho de esa empresa, una referencia mundial en su estilo de gestión y liderazgo.

Carlos Martín Maroto

cmartin@leankata.es

 

Volver arriba
Close search
Buscar